• Image of El tigre mordió a Cristo (Un bestiario)
  • Image of El tigre mordió a Cristo (Un bestiario)
  • Image of El tigre mordió a Cristo (Un bestiario)
  • Image of El tigre mordió a Cristo (Un bestiario)
  • Image of El tigre mordió a Cristo (Un bestiario)

208 páginas Tapa dura
Formato: 16x23 cm

Antropomorfia. He aquí la aliteración y el sustantivo con el que Rubén Amón ha concebido esta galería de monstruos humanos (algunos muy humanos), inspirándose en los bestiarios medievales, exagerando y caricaturizando los rasgos de los personajes que ha encontrado o entrevistado durante su vida y su carrera. Los hay muy conocidos –Monica Bellucci, Mickey Rourke, Gérard Depardieu, Rafael de Paula– y muy desconocidos –familiares encubiertos, amistades, encuentros accidentales y accidentados–, pero el inventario se atiene al contexto común del extremo o del extremismo: por la bondad y por la maldad, por la locura y por la genialidad, por la negligencia y por el virtuosismo. Y porque los humanos, populares o no, tienden a reflejarse en sus instintos, como ocurre con los animales, como sucede con los tigres.

Uno de ellos, en particular, mordió a Cristo. De ahí proviene el título de este tratado alfabético, antropomórfico y prosopopéyico, aunque no se trata de reflejar una blasfemia, sino de aludir a un episodio berlanguiano que no contaremos en estas líneas, como tampoco aclararemos por qué el autor de este bestiario, donde desfilan –con tacones– Alí Agca, Randy Jones, Karol Wojtyla y Jane Birkin, pudo haberse convertido en cantaor o en banderillero con el sobrenombre de El niño del canasto. Tienen delante ustedes una tragicomedia, un caleidoscopio que les dará la oportunidad de identificarse, de rechazarse, de llorar, de emocionarse y de reírse. Un tratado de desmitificación. Un antídoto al egocentrismo. Una biografía coral entre cuyos extremos figura la dedicatoria a Groucho Marx y la memoria de Simone Veil en el Holocausto.

Con ilustraciones de Carlos Rascón